Manejo y nutrición de terneras en el levante y su impacto sobre la vida productiva lechera

  • Varios Autores Varios

Resumen

La recría de terneras forma parte del negocio lechero que algunos productores minimizan su importancia y no destinan los recursos suficientes para ésta categoría de animales  que son el relevo del rodeo y se debe prestar especial atención a la salud, alimentación y manejo, ya que a diferencia de los machos, se espera una larga vida productiva que permita el reemplazo de los descartes y crecimiento del rodeo, representan la mejor genética del establecimiento, sobre éstas se debe trabajar para que expresen todo el potencial productivo, estos tópicos e incluso el costo de criar la ternera hasta que realiza su papel real de relevo es el objetivo de esta revisión. Cuando es afectado el desarrollo fetal, se incrementa la morbilidad neonatal y mortalidad y disfunción de órganos específicos, como los ovarios, testículos, glándula mamaria, hígado e intestino delgado así, las vacas activas en un rodeo en producción de leche, reproducción no sólo es por la selección genética sino por la alimentación de la madre y la recibida en su crecimiento. El feto sub-nutrido provoca la alteración de la expresión génica para la captación y utilización de los nutrientes disponibles. En vacas durante el pico de lactancia, y especialmente en aquellas que no han completado su  crecimiento (2 a 3 años de edad), el embrión compite por nutrientes para su desarrollo. El ambiente uterino durante el primer trimestre de gestación es significativo para la función hepática y pancreática del embrión y afectan la capacidad del desempeño productivo para utilizar y metabolizar los nutrientes. Una adiposidad de las vacas puede tener un impacto significativo en la capacidad para movilizar la grasa corporal durante el posparto e influir en la incidencia de trastornos metabólicos. Se concluye que las terneras necesitan consumir calostro de buena calidad en las primeras horas de nacidas para lograr inmunidad y menor riesgo de enfermedades. Un aumento de peso vivo promedio de 800 gr/día, permite cumplir con los objetivos de peso para cada etapa de desarrollo y PV al parto. Una crianza adecuada reduce la cantidad de animales improductivos en el establecimiento que aumentan los costos de producción y hacen más ineficiente el sistema. Una vaquilla con adecuado tamaño y estado corporal al parto tendrá buen desempeño productivo y reproductivo como así también menor incidencia de patologías asociadas al puerperio.

Publicado
2018-09-18
##submission.howToCite##
AUTORES, Varios. Manejo y nutrición de terneras en el levante y su impacto sobre la vida productiva lechera. Revista Ecuatoriana de Ciencia Animal, [S.l.], v. 1, n. 3, sep. 2018. ISSN 2602-8220. Disponible en: <http://revistaecuatorianadecienciaanimal.com/index.php/RECA/article/view/53>. Fecha de acceso: 04 ago. 2020
Sección
Nutrición y Alimentación de Rumiantes